San Juán

San Juán

San Juan representa para nosotros la figura que se encuentra en el umbral entre el mundo antiguo y el que está por venir. Predicando en el desierto el camino de transformación, Juan Bautista prepara el cambio hacia ese nuevo futuro, en el que el hombre se integra conscientemente con el mundo espiritual. La aridez del desierto produce una vivencia de soledad absoluta, pero necesaria, que lleva al ser humano a percibir sus propios límites y a iniciar una búsqueda para encontrar su camino y a Cristo en sí mismo. Para lograr esto el hombre requiere de un gran compromiso y una gran voluntad, al trabajar sobre todos sus puntos débiles. Para ayudarnos en ese camino vino Juan el Bautista. Es por eso que sentimos la importancia de celebrar su fiesta, porque aún necesitamos de su fuerza y de su ayuda. La hoguera simboliza esa ayuda que recibimos para juntar las fuerzas que nos mantienen conscientes en este camino de crecimiento espiritual, en el que no debemos olvidar que también participan otros seres humanos y el mundo que nos rodea. Es una interrelación, un intercambio constante, que depende del trabajo profundo que hagamos en nuestro interior, sin olvidar lo que de nuestros actos se refleja en los demás. En la época de San Juan se cosechan los frutos que nacieron de las flores que dio la primavera.

Épocas de Celebración

Back to Top